Los dilemas del progreso: libertad e Ilustración para el siglo XXI

Las soluciones liberales e ilustradas han impulsado el progreso experimentado por la humanidad desde el siglo XVIII. ¿Logrará la ciencia, la razón ilustrada y la defensa de la libertad dar solución a los principales retos a los que nos vamos a enfrentar en el futuro?

El psicólogo Steven Pinker y el economista Luis Garicano debatirán el próximo 15 de febrero a las 19.00 horas en el Ateneo de Madrid acerca de si las soluciones liberales e ilustradas, que han impulsado el progreso de la humanidad desde el siglo XVIII, lograrán dar respuesta a los principales retos del futuro.

El acto será moderado y organizado por Teresa Giménez Barbat, eurodiputada del grupo ALDE y promotora de la plataforma Euromind.

 

 

 

 

 

 

 

 

Luis Garicano es doctor en economía por la Universidad de Chicago. Ha sido catedrático de economía en la Universidad de Chicago y en el London School of Economics. En la actualidad es vicepresidente del grupo ALDE. En enero de 2019 ha publicado El contraataque liberal: entre el vértigo tecnológico y el ataque populista (Península, 2019).

 

 

 

 

 

 

 

Steven Pinker es psicólogo experimental y científico cognitivo. Profesor en el MIT y en la Universidad de Harvard, su publicación más reciente es En defensa de la Ilustración: por la razón, la ciencia, el humanismo y el progreso (Paidós, 2018).

En la música también encontramos pinceladas sobre el futuro. REM, sin ir más lejos, lo tiene claro: solo cabe esperar el fin del mundo. David Gilmour no se muestra tampoco muy optimista cuando canta que no hay salida. ¿Acaso el futuro estará definido principalmente por la ultraviolencia y la radioactividad? ¿O por esas rebeliones mentirosas de las que habla Arcade Fire? En nuestra playlist tampoco cunde el optimismo respecto al amor, entre ese san Valentín sangriento de Gainsbourg o los amigos horribles de Pumarosa. Pero siempre habrá quien reclame que no le olviden. Lo que sí es seguro es que dispondremos de supercolisionadores; Radiohead acierta de pleno. Y si pensar en el futuro resulta demasiado traumático, nada como dejarse llevar hasta la inconsciencia por la melodía del fin. Y entre los optimistas y los pesimistas, aquellos para los que el futuro tendrá sus pros y sus contras: un futuro tan agridulce como la sinfonía. Que empiece la música.